26 may. 2014

Proyecto de Mayo: Inverosímil.

  Bien, este proyecto forma parte del Proyecto de Mayo de Adictos a la Escritura. El tema consistió en lo inverosímil y, sinceramente, no se si lo hice bien ya que no tuve tiempo de leer obras de esa temática. ¡Pero, aquí esta! Con ustedes:
            El collar rojo.
(Les prometo que esta imagen tiene sentido)


  El joven Kenneth llegó a un pueblo desconocido, sin traer maleta alguna. Solamente un collar de piedras rojas y comida (¡Era un viaje en avión, y dos horas en colectivo!), incluyendo una enorme bolsa de papas fritas. Apenas hablaba el idioma, pero generalmente entendía lo que decían. En otra ocasión, se hubiese tomado el tiempo de recorrer el pueblo y relacionarse con la cultura... Pero no fue a eso a lo que vino.
Sabía que la encontraría en una pequeña cabaña, una cerca del río (una locación un tanto interesante). No era difícil encontrarla, ya que todos hablaban de ella pero nadie se le acercaba. Los únicos que le hablaban no eran de ese pueblo.
  Lo primero que hizo, por supuesto, fue dar tres golpes a la puerta. Nadie respondió. Tres golpes más. Nada... Exasperado, comió un par de papas fritas antes de volver a tocar. Sin embargo, esa vez la puerta se abrió sola.


  - ¿Hola? - preguntó mientras entraba al lugar. Si bien era oscura por fuera, por dentro era un tanto cálida.
  - Hola... - le respondió una voz. Kenneth miró hacia abajo y tuvo que ahogar un grito. A sus pies había un enorme lagarto azul, parado en dos patas, que le llegaba hasta la rodilla y... ¡Le había hablado! Casi había salido corriendo, hasta que escuchó otra voz.
  - Veo que ya conociste a mi dragón Bartosz.


  En frente suyo estaba ella, la bruja. Debía de tener unos noventa años, tenía el cabello gris muy largo y llevaba puesto un vestido azul que le llegaba a los tobillos.


  - ¿Dragón? ¡Eso es un lagarto obeso y super desarrollado!
  - ¡Soy un dragón! - replicó Bartosz, profundamente ofendido. - Estoy en etapa de crecimiento, ¿sabes?... Y tú no eres un modelo.
  - ¿Se puede saber que servicios necesitas de mí? - preguntó la bruja, impidiendo que Kenneth contestase al dragón.
  Entonces le contó todo lo sucedido, de como un ex empleado (que él había despedido, sí. Pero solo porque el hombre era un inútil)  le había dejado ese collar un día. Desde entonces había tenido un hambre insaciable, que no lo dejaba dormir y era muy molesto (sin mencionar que había subido nueve kilos). Resultaba ser que ese collar tenía una maldición y sin importar cuantas veces lo haya arrojado por el puente, seguía volviendo. La bruja lo tomó en sus arrugadas manos, analizándolo cuidadosamente mientras Bartosz y Kenneth peleaban por la enorme bolsa de papas fritas. “¡Aja!” dijo la bruja, lo cual hizo que ambos dejaran su infantil pelea por un momento. Entonces ella tomó un martillo, golpeó fuertemente el collar destrozándolo y Kenneth se sintió muy lleno de repente.


  - ¿Eso era todo? - preguntó confundido.
  - Sí, no entiendo porque no hiciste esto anteriormente...
  - P-pero... ¡Es mágico! Intente deshacerme de él sin éxito alguno, temía que si lo rompía cosas peores iban a suceder.
  - ¡Lo último solo sucede en las películas! Esto es la vida real...
  - Lo lamento, pero acabo de hablar con un dragón enano y rechoncho. No se usted, pero eso no suele aplicarse a la vida real. - La bruja simplemente se encogió de hombros. - Bien... ¿cuánto le debo?
  - Olvídalo, joven. No hice nada fuera de común...

    ¡Vaya! Todo un viaje para algo que podría hacer desde su casa... Cuando estaba saliendo, algo se le ocurrió.
  - Supongo que si sabe como deshacer maldiciones, también sabe como hacerlas.

  La bruja sonrió, mientras que Bartosz metía su cabeza en la enorme bolsa de papas.

6 comentarios:

  1. Me ha gustado el toque de humor y fantasía del relato! Muy entretenido :).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muy divertido, me reí fuerte cuando se puso a pelear con el dragón por las papas, también cuando le mandó "esto es la vida real" xD
    Muy bueno, me encantó.

    Besito

    ResponderEliminar
  3. P.D. La imagen, por dios, la imagen jajaja xD

    ResponderEliminar
  4. ¡Que tierno relato! A pesar de la bruza, el dragón, las maldiciones, me parece que tiene una dulzura inextinguible. Me ha gustado mucho! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Madre mía con el dragón superdesarrollado XD no se si cumple las bases, parece más un relato de fantasía-ficción que inverosímil, pero eso sí, lo que me reí no tiene precio. Encantada de conocer a tu pobre hombre maldito, la bruja y el lagarto (dragón, dragón, yo no hago eso de la lengua :P )

    ResponderEliminar
  6. A mí ya sólo con la imagen me has ganado jaja. El relato está bien, me ha gustado la normalidad con la que habla la bruja: "esto es la vida real...". Y luego el detalle del dragón ofendido también ha estado bien.
    Eso sí, te voy a poner un pero. Para futuros relatos te aconsejo que emplees un español más neutro. No es que esté mal como lo escribes, pero con algo más neutro creo que puedes llegar a más gente.

    Un abrazo
    Antonio V. García.

    ResponderEliminar