25 feb. 2014

Reseña de películas: Sleeping beauty.

  Sleeping Beauty (La Bella Durmiente) es una película dramática de la directora Australiana Julia Leigh. Esta cuenta la historia de Lucy (Emily Browning), una estudiante universitaria que tiene varios trabajos: hace fotocopias en una oficina, trabaja en un café, etc. Sin embargo, un día va a otra entrevista, una algo peculiar. Lo que ella debe hacer es atender (como camarera) usando lencería.
   Esto es solo el principio, ya que luego recibe una "propuesta". Debe tomar una especie de té, el cual la induce en un profundo sueño. ¿El punto? Estar en ese estado en una cama, desnuda, esperando (en cierto sentido) a su cliente. Sin embargo, luego tiene una necesidad de saber lo que pasa cuando esta inconsciente. 




 
  Creo que puedo resumir lo que sentí al terminar de verla en un gif:
 

   También puedo definirla en una palabra: ¡tediosa! 
   Primero que nada, no pasa NADA. Hay escenas donde la protagonista esta limpiando mesas, fotocopiando y demás; todo sin dialogo o algo que la haga interesante. Simplemente la muestran limpiando por medio minuto y luego, ¡siguiente escena! No solamente sucede con escenas de limpieza, sino que son totalmente al azar... y sin sentido. Primero esta sentada en el sofá y quema un billete; luego esta en un auto y saca unos pequeños frutos de su bolsillo y los tira. Es todo tan random, que es como un cóctel que en vez de emborracharte, te aburre.   
   Otra cosa, y esto me molesto mucho, se sabe poco o nada sobre la protagonista. Bueno, en realidad no se sabe nada de nadie. ¿Por qué Lucy tenía tantos trabajos? ¿Qué estudiaba? ¿Cuáles era sus intereses? 


  Cuando leí la sinopsis (de otra página, ya que la de esta entrada la escribí yo), me pareció interesante. Me sonaba a que una chica se metía en algo sin saber bien, pero que el desconocer lo que hacían con su cuerpo la angustiaba. ¡SPOILER! Nada de eso pasa. Es más, aunque hubo escenas... "dramáticas", pero al desconocer a los personajes y a sus relaciones, es muy difícil sentir algo.
   Lo único bueno que puedo decir de esta película es que la escenografía es muy bella. ¿Vale la pena verla solo por eso? No para mí.